La mayoría de las funerarias que cuentan con una fuerza de ventas tienen diferentes estrategias para captar la mayor parte de clientes, mencionaremos cuatro de ellas:

1.- Las ventas de piso o de marca: Esta estrategia es la más común, los clientes llegan a las instalaciones a buscar el servicio; por ende, es necesario contar con personal sumamente capacitado y que conozca cada punto de lo que se necesita para poder solventar las necesidades del cliente, de una forma cálida y de esa manera eficientizar el servicio.

2.- La captación por seguro funerario o convenio: Utilizada en la captación de grupos o cantidades numerosas a un costo bajo para que se muestre atractivo para los clientes, se origina en centros de trabajo (fábricas) o en lugares donde la venta pueda ser numerosa o en su caso al establecer una alianza entre funeraria-empresa.

3.- Ventas por cambaceo: se dice que es la fuerza de una gota de agua, su constancia hace cosas sorprendentes, en las ventas por cambaceo se logra el mismo resultado. La constancia y la definición de objetivos son sinónimos claves. La constancia en el cambaceo es el comienzo al éxito de la producción, ya que la clave está al entrar en contacto directo y personalizado con los clientes.

4.- Servicios inmediatos (contingencia): Este es un rubro con el que todas las funerarias cuentan; hoy en día, el mercado no se encuentra preparado para este tipo de situaciones en donde se requiere el apoyo para quienes atraviesan por la pérdida de un ser querido, lo cual nos exige que estemos lo más posiblemente preparados para brindar un servicio integro y de calidad, que va desde la recolección de cuerpo o en su caso el traslado, asesoría legal y funeraria, embalsamamiento, cremación, inhumación o exhumación de la persona fallecida.

Cualesquiera de las estrategias que se opte por utilizar, se requiere personal altamente capacitado, la orientación, la información y el apoyo al doliente es lo más importante.

¿Cuál estrategia te ha funcionado mejor?

¿Qué opinas?